Saltar al contenido

Cuando no es el momento….

30 de mayo de 2016

Rara vez pasa en la vida, o al menos en mi caso que me he preguntado ¿para qué me pasa esto?, por lo regular la pregunta es ¿por qué me pasa esto? Pero he descubierto que las cosas pasan por algo y para aprender algo acerca de la situación que estoy viviendo o de lo que me ha pasado o de las personas que voy conociendo.

Ahora es momento de pensar ¿para qué me pasa esto? Últimamente he sentido que debo estar pagando algún karma de una vida pasada o incluso de esta, pero me he puesto a reflexionar que lo que estoy viviendo y todas las cosas que he vivido me sirven para algo. Un termino que me enseñó una amiga (de quien me gusta su forma de pensar que todo pasa por algo) que es resiliencia la cual la RAE la define como capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adveras, es decir, que tan bien o que tan mal manejamos las cosas y como reaccionamos ante estas.

Una palabra que de verdad ha tenido un gran impacto en mi recientemente y que me hace preguntarme ¿qué tan resiliente puedo ser? Algo que estoy tratando de descubrir y creo que no me ha ido del todo mal, me encuentro en un punto de mi vida en el que comparándolo con otros tiempos no estoy tan mal y sobre todo no me siento mal. Si, tal vez hay días no tan buenos en los que quisiera que pararan el mundo porque me quiero bajar, pero también hay días en los que creo que cualquier giro arbitrario a lo largo de este viaje y todo sería diferente, no se si para bien o para mal; pero como estoy ahora me siento avanzando, un poco mas lejos de donde no me sentía bien conmigo mismo y un paso mas cerca de donde quiero llegar.

Lo que me lleva al titulo de esta entrada, algunas veces queremos forzar a que el momento sea el correcto, a que las personas quieran lo mismo que nosotros queremos, a que los demás vean lo que nosotros vemos, sin embargo, no siempre se puede simplemente porque no es el momento. Las cosas llegan cuando tienen que llegar, claro no van a llegar si nosotros no las buscamos, pero llegan en el momento justo, ni antes ni después. Tal vez este no es el momento para estar con alguien o tal vez no era el momento para determinado trabajo, pero se que en algún punto de la vida todo se acomodará y las cosas empezaran a llegar, solo es cuestión de abrir bien los ojos y estar atento a las señales.

Resiliencia

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: